"Agroecologia: Una alternativa real para conseguir soberanía y seguridad alimentaria"

"Agroecología:

Una alternativa real para conseguir soberanía alimentaria"

miércoles, 22 de julio de 2015

Prevén más déficit de lluvia

1437533398_PrevisionClimatica2
Las posibilidades de lluvia para agosto, septiembre y octubre no son muy alentadoras.












Según la previsión regional facilitada por el Centro Humboldt, agosto se perfila como un mes seco por la extensión de la canícula hasta final de mes; septiembre es el único que podría acercarse a la norma histórica y para octubre se espera la salida del invierno entre el 15 y el 25 de ese mes.
En lo que va de estación lluviosa, según Abdel García, oficial de Gestión de Riesgo del Centro Humboldt, se ha logrado comprobar que “el comportamiento de la lluvia está siendo muchísimo más errático de lo que históricamente veníamos viendo y año con año venimos observando anomalías como esta”.
¿Qué esperamos para el segundo subperiodo lluvioso? Según pronósticos regionales, para agosto, en Nicaragua la canícula se extenderá hacia finales del mes, es decir, que la lluvia podría volver hasta el 20 o finales del mes, aunque no se descartan algunas lluvias aisladas durante el periodo canicular. Según García “eso ocurrió el año pasado, la lluvia volvió hasta el 30 o 31 de agosto”.
Para septiembre “se pronostican lluvias más o menos regulares. Según los pronósticos regionales que hemos consultado, se espera un septiembre mas o menos con lluvia. De los meses que se han pronosticado ese es el que se espera con más lluvia”, indicó García.
Para el experto, octubre es el mes que más preocupa porque se espera en algunos territorios que la lluvia deje de caer en la primera quincena de octubre, aunque “casi todos los pronósticos que hemos consultado coinciden que el invierno se va entre el 15 y el 25 de octubre”.
Sobre la evaluación general del primer subperiodo lluvioso que comprende mayo, junio y julio, García aseguró que hubo un déficit de precipitaciones por encima de lo pronosticado. “¿Qué quiere decir esto? Que aunque se esperaban para mayo déficit de lluvias de hasta un cincuenta por ciento, en algunas regiones del país hubo déficit de hasta el ochenta por ciento de lluvia. Solo llovió una mínima parte de lo que debería llover”.
En el norte de Chinandega, por ejemplo, donde el Centro Humboldt desarrolla un monitoreo climático, en mayo llovieron entre 43 y 45 milímetros en Somotillo y Villanueva, de 240 milímetros que debían llover, entonces los déficits son por encima de lo esperado.
Algo que señalar sobre el primer subperiodo lluvioso fue el comportamiento atípico de junio, mes en que se sobrepasó la norma histórica de lluvia correspondiente a ese mes. “Fue tan severo el exceso de lluvia que sobrepasó en más de cien milímetros la norma histórica, pero en diez días de lluvia”, dijo García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario